25 de maig de 2004

Ayer fui al museo de Dalí. Había mucha gente. Todo lo que vimos fue precioso, una de las cosas que mas me gusto fue el corazón que latía.
Todo me gusto pero un poco molesto de tanta gente, había momentos que estábamos como sardinas en latas.
Cuando terminamos la visita nos fuimos a comer a reponer fuerzas para pasar la tarde.
Estuvimos un buen rato caminando por toda la fortaleza de Sant Ferran. Una pena que este tan abandonado. Para mi aquello tendria que tener alguna utilidad alli. Se podia hacer una residencia que buena falta hace para las personas mayores que necesitan estar en algun sitio.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

En aquest espai podeu escriure els vostres comentaris.
Si us plau indiqueu el vostre nom. Gràcies.